UNA MANZANA PODRIDA . . .

por Martha Galas

La inteligencia emocional se ha convertido en una aptitud de gran importancia en el ámbito laboral ya que, al detectar las emociones de sus colaboradores, un directivo logra sacar lo mejor de ellos en beneficio de la empresa. Sin embargo, todavía no se le da la importancia que merece, sigue menospreciada por debajo del conocimiento y las aptitudes técnicas.

Aunque es imprescindible en cargos que demandan una interacción social, la inteligencia emocional constituye la herramienta más poderosa para el éxito de cualquier negocio sin importar ni su giro ni su tamaño. Por lo tanto, te sugerimos tomar en cuenta la siguiente información:

  • Todos tenemos días buenos y días malos, pero la gente emocionalmente inteligente sabe cuándo y cómo tranquilizarse, en qué momento presionar y hacer una pausa para lograr que ese potencial cliente firme el convenio. Si alguien llega tarde a una reunión, no te enojes; aprende a controlarte, pensando que tuvo un problema familiar, había mucho tráfico, etc. En otras palabras, dale el beneficio de la duda y, en caso necesario, habla con ese empleado en privado.
  • Rodéate de personas positivas; no necesitas desgastarte tratando de manejar a esos trabajadores tóxicos que constituyen verdaderas fuerzas negativas en la oficina, manipulando, criticando o haciendo como que trabajan. Analiza la situación y date cuenta que su actitud te agota; no existe razón alguna para tolerar ni sus mentiras ni sus constantes quejas. Como dice el refrán “hay que sacar la manzana podrida del cajón para que no pudra al resto”.
  • En los negocios, lo que trasciende son las acciones y no las palabras. En consecuencia, valora a tu gente por lo que hacen y no lo que dicen que hacen, si terminan a tiempo los proyectos, traen más clientes, etc.
  • No gastes tu energía en asuntos poco importantes; o sea no seas micromanager y concéntrate mejor en el panorama completo. Además, cuando tienes en mente el objetivo final, resulta mucho más sencillo negociar con un cliente para crear relaciones que impliquen colaboración, un ganar-ganar para ambas partes.
  • No te desanimes cuando no logres un contrato, pero tampoco des por terminada la relación puesto que no sabes lo que sucederá en el futuro, y esa persona podría convertirse en tu cliente más adelante.

Recuerda que el empresario emocionalmente inteligente sabe que no es “todólogo” y requiere de un asesor laboral, y, en este ámbito, nosotros INARI Inteligencia Laboral somos los únicos con un traje a la medida que se adapta a todas tus necesidades.

No dudes en contactarnos

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPRESA
RECLUTA AL MEJOR PERSONAL MEDIANTE UN SERVICIO ...
mayo 26, 2016
EMPRESA
¿EL RIESGO ESTÁ EN TU ADN? RETOS DE LAS MUJER...
octubre 07, 2016