UN PELIGROSO DISTRACTOR

La capacidad para ser “multitask” ha sido muy valorada en nuestra era digital si bien hoy se sabe que, al realizar distintas tareas al mismo tiempo, como textear o chatear, revisar un correo y escuchar música simultáneamente, impide discernir información de interés debido a la falta de una concentración total en lo que sea hace.  Gracias a la tecnología, gozamos de un acceso sin precedente a una avalancha de información totalmente gratuita, la cual también es la causa de distracciones.

La mente humana no puede enfocarse en varias cosas a la vez ya que los especialistas han demostrado que los multitaskers crónicos son más susceptibles a la interferencia del estímulo irrelevante, además de tardar más tiempo en cambiar de una tarea a otra sin perder concentración.  Como resultado, tenemos que modificar nuestra actitud y destruir por completo ese paradigma y dejar de insistir en una capacidad que sólo lleva a resultados negativos.

Los juegos digitales y redes sociales tienen, como objetivo principal, el captar nuestra atención de manera constante y evitar cansarnos. Todo, desde el botón de “like” y de notificaciones, tiene como propósito crear un sentido de urgencia y constante retroalimentación, con efectos intelectuales, emocionales y psicológicos a largo plazo que todavía no logramos comprender. 

Algunos estudios sugieren que recibimos cerca de 200 notificaciones al día, estando programados para contestarlas en tiempo real sin considerar los efectos cuando dejamos de prestar atención a lo que hacíamos; se estima que podemos tardar hasta 23 minutos para regresar a la etapa de concentración inicial. El cerebro aprende a pensar y funcionar dentro de este modo “multitask”, necesitando de diferentes substancias químicas para funcionar con cada tarea, cuya reserva agotamos ante el constante cambio de una a otra, aunque sólo se trate de un vistazo a los mensajes.   Como resultado, nuestra concentración se ve afectada y necesitamos de más tiempo para terminar lo que hacemos ante las constantes distracciones, con un costo para la empresa.

 Como empresario, habla sobre el tema con tu gente.  La solución no radica en realizar una “desintoxicación digital”, mediante un menor uso de la tecnología, sino en un profundo análisis sobre lo que sucede realmente y qué acciones tomar, apegadas tanto a la visión como los objetivos del negocio.  No podemos permitir que sea la tecnología la que dicte y controle la forma en que transcurre el día, lo que hacemos y necesitamos; es sólo una herramienta para facilitar el trabajo diario.

Por lo tanto, se sincero y admite que existe un problema si ves a tus empleados embobados con el celular en las manos, texteando constantemente, sin lograr concentrarse en esas tareas que las han asignado.

No te preocupes por las  cuestiones laborales, déjalas en nuestras manos:  somos INARI Inteligencia Laboral, el asesor laboral indicado para la era moderna.

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPRESA
Una persuasiva estrategia simple para aumentar ...
febrero 24, 2016
EMPRESA
56-56-56
agosto 03, 2018