SI ESTÁS EN EL PROCESO DE RECLUTAMIENTO . . .

por Martha Galas

Para conseguir un empleo, la persona debe contar con capacidades duras específicas de acuerdo con los requerimientos establecidos, así como otras indispensables, que se conocen como blandas. Las primeras son fáciles de cuantificar como conocimientos académicos o sea se aprenden, mientras que las segundas carecen del valor que merecen a pesar de que aseguran que el trabajador interactúe y se relacione en beneficio del negocio. 

Las capacidades blandas forman parte de la inteligencia emocional y marcan la diferencia entre candidatos adecuados e ideales, por lo que los requerimientos para el reclutamiento no pueden limitarse ni al conocimiento especializado ni a la aptitud técnica; cualquier empleo requiere de una interacción, ya sea con colegas y clientes, lo que vuelve primordiales a las blandas.

No todos tenemos el potencial para convertirnos en líderes, pero sí ciertas habilidades que aseguran tanto un aprendizaje como crecimiento dentro de un cargo determinado.  Una persona, por ejemplo, puede tener un profundo conocimiento del mercado, o sea del negocio, pero jamás logrará vender algo si es incapaz de comunicarse o interactuar con los clientes de modo empático.  En otras palabras, el ámbito laboral depende de las blandas debido a que es un espacio interpersonal donde se desarrollan relaciones, se intercambian opiniones y se resuelven conflictos. A continuación, mencionamos algunas que no puedes pasar por alto en el proceso de reclutamiento:   

  • Trabajo en equipo. Implica esforzarse para alcanzar un objetivo común, mostrándose receptivo hacia las necesidades y responsabilidades de otros.
  • Comunicación. Ser capaz de comunicar, pero también de escuchar. Existen capacidades verbales y no verbales, lo cual juega un papel importante en esta época cuando gran parte de la comunicación es por medio de mensajes de texto y correos, lo que vuelve imprescindible promover relaciones de colaboración respetuosa.
  • Liderazgo. Ésta es primordial debido a que un buen líder logra influenciar positivamente a otros para que laboren y concluyan un proyecto de manera exitosa.
  • Responsabilidad. Permite tomar la iniciativa para implantar mejoras, admitir los errores que se cometan y mantener un interés genuino en lo que se hace.
  • Automotivación. Demuestra el nivel de compromiso y confiabilidad, con la iniciativa para trabajar dando lo mejor de uno mismo.
  • Flexibilidad. Implica aceptar nuevos retos junto con sus responsabilidades ante las desafiantes situaciones que se presenten.
  • Toma de decisiones. Muchos empleos requieren de personas que sean capaces de pensar con claridad y tomar decisiones, sin actuar impulsivamente a pesar del estrés.
  • Resolución de conflictos. Requiere de aptitudes analíticas y creativas que lleven a encontrar soluciones a los problemas.

Toma en cuenta nuestras recomendaciones en el siguiente proceso de reclutamiento y contratación y deja lo labora en nuestras manos.  Somos INARI Inteligencia Laboral, el asesor labora clave para la era moderna.

 

 

 

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPRESA
¿CUÁNDO ES EL MOMENTO ADECUADO PARA VENDER TU...
febrero 08, 2016
EMPRESA
NO TE CONFORMES
junio 15, 2021