NO TE SABOTÉES

Al iniciar un negocio, un empresario debe superar una serie de retos, como asegurar la primera venta, crear una base clientelar, contratar a los empleados idóneos, así como manejar adecuadamente los recursos financieros.  Sin embargo, el principal desafío es una especie de auto sabotaje que surgen del temor, la duda, el exceso de confianza, la falta de compromiso o la miopía empresarial, entre otros. A continuación, te mencionamos algunos factores que podrían poner fin a tus sueños: 

  • No eres “todólogo”. Cuando el negocio empieza a crecer, necesitas contratar personas que te ayuden; empieza a delegar, permitiendo que tus empleados se hagan responsables de sus actividades.  Analiza sus aptitudes y ayúdalos tanto a desarrollar como a fortalecer las que requieren para cumplir con los objetivos marcados.
  • Al tomar decisiones, siempre incluye el sentir de tus clientes; una obsesión basada sólo en “el hacer y los números” lleva a afectar tu relación con el público mientras que los empleados se ven sujetos a una fuerte presión para alcanzar metas monetarias en detrimento de la satisfacción clientelar.
  • No seas necio y acepta cuando debas cambiar de estrategia para adaptarte al mercado. Muchos empresarios tenaces y perseverantes suelen hacer las cosas a su manera a pesar de los resultados poco satisfactorios que generan.   En consecuencia, evita formar parte de ese grupo que insiste en hacer las cosas “a la antigüita” o a su manera, suponiendo que todo volverá a la normalidad, ciego ante las transformaciones que sufre el mercado.
  • A veces, te gusta tanto el servicio o producto que ofreces, que tu visión se nubla negándote a ver la posibilidad del fracaso. Mantén una actitud objetiva sobre lo que ofreces, tomando en cuenta la opinión de esos asesores imparciales que tanto trabajo te costó encontrar.
  • Las redes sociales son importantes, aunque, si es necesario, invierte en una capacitación para sacar el mayor provecho a su potencial.
  • La confianza es positiva, pero el exceso sólo lleva a efectos negativos al subestimar, por ejemplo, un problema o comprometer recursos sin analizar todo el panorama. Frente a cualquier situación inconveniente, date un respiro para estudiar los distintos escenarios posibles, prestando atención al sentir  de tu equipo de trabajo, antes de tomar una determinación.  En otras palabras, alienta a tu gente a exponer abiertamente sus opiniones, aun cuando sean opuestas a la tuya; esta lluvia de ideas es lo que requieres para detectar oportunidades de desarrollo de un modo realista y objetivo.

No es sencillo cambiar de comportamiento, pero empieza analizando tus fortalezas y debilidades de manera que logres acrecentar las primeras y reducir las segundas.  Con el paso del tiempo, llegarás a modificar esos aspectos tuyos que a nada bueno te llevan, acelerando tu desarrollo personal e influenciando positivamente tanto la sustentabilidad como el crecimiento de tu negocio.  De lo laboral, nosotros INARI Inteligencia Laboral nos hacemos cargo. 

 

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPRESA
Optimiza la Comunicación Interna
agosto 08, 2018
EMPRESA
¿Qué es una prueba psicométrica?
junio 29, 2016