MODIFICANDO NUESTRO COMPORTAMIENTO

por Martha Galas

No es fácil cambiar nuestra conducta; no basta con desearlo ya que nuestros centros emocionales, dentro del cerebro, aprenden del ·hacer y no del saber qué queremos modificar, volviendo a caer en las viejas costumbres ante la falta de constancia.  Por consiguiente, lo que necesitamos es empezar por   cambiar nuestra manera de pensar junto con nuestras actitudes.  A continuación, te damos algunas sugerencias sobre el tema:

  • Muchas veces, nos sentimos frustrados; tenemos ese deseo de cambiar, pero reaccionamos de un modo que entorpece nuestro actuar. Antes de poner en marcha algo, analiza qué es lo que te preocupa o te había detenido, tal vez sea tu creencia en que careces de ciertas aptitudes, dando la apariencia de ser débil o indeciso, pero cerrándote inconscientemente a ver o adoptar nuevos enfoques. La mayoría no nos percatamos de lo que ocurre, permitiendo que dicho comportamiento se convierta en nuestra guía.  Es normal que pienses que, en el pasado, esta actitud te ayudó a superar obstáculos.  Sin embargo, ya es momento de analizar tu sentir, tus suposiciones, para iniciar el cambio transformacional.    El modo en que vemos el mundo se filtra en nuestras actitudes, las cuales también inciden en nuestros pensamientos, sentimientos y, finalmente, comportamiento.  El reconocer esas actitudes que no sirven de nada constituye, de hecho, el primer paso para poder avanzar en el camino de la transformación.
  • Una mentalidad de crecimiento se centra en la certeza de que los talentos y las habilidades pueden desarrollarse y fortalecerse a base del aprendizaje y la persistencia; esto es, lo indicado radica en establecer objetivos y estrategias en lugar de sólo demostrar cierto rendimiento para complacer a otros.
  • Establece tus intenciones y planea a todo detalle donde y como entrar en acción. Esto te permitirá reconocer datos importantes en situaciones específicas, respuestas conductuales adecuadas y estar consciente de lo que debes evitar, como, por ejemplo, en reuniones de equipo o conferencias virtuales. Medita sobre las medidas que puedes poner en práctica para reaccionar como te gustaría, y no a gritos.
  • Para lograr una transformación permanente, necesitas convertir ese hábito deseado en una costumbre; o sea practicar de manera constante para reforzarlo hasta lograr que lo hagas de manera automática.Toma la decisión y manos a la obra; hazlo.

Aunque es difícil modificar el comportamiento, lo puedes lograr con compromiso, concentración y dedicación.  Empieza ya a cambiar tu mentalidad y actitud, siguiendo tus objetivos y definiendo tus intenciones, convirtiendo este proceso en una práctica diaria de modo que la transformación sea duradera.  No te desanimes ya que las metas más difíciles son las que requieren del mayor esfuerzo y dan mejores resultados.

Recuerda que nosotros, INARI, inteligencia Laboral, somos los expertos de mayor renombre en el país.   Tenemos un traje a la medida que se adapta a las necesidades de tu empresa.

 

 

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
Decídete y Comprométete
junio 05, 2019
EMPLEADO
Obtén más de tus viajes de negocios
febrero 22, 2017