LAS BUENAS VALLAS HACEN BUENOS VECINOS

por Martha Galas

En el trabajo, todos solemos tener un colega con el que simplemente no nos llevamos nada bien, ya sea que se encuentre en el cubículo vecino o en otro país;  sentimos que nos hace la vida imposible, enviando mensajes por whats o haciendo comentarios poco agradables en las reuniones virtuales. 

No se trata de ignorarlo, sino de trabajar lo que te disguste ya que, mientras mejores sean tus relaciones en el trabajo, mayores serán tus satisfacciones, siendo más productivo y exitoso.  Por lo tanto, empieza por: 

  • No cometer el error de sentirte el blanco de las críticas, o sea no te lo tomes personal. Cuando eres inmune a las opiniones o acciones de otros, te resulta más sencillo quitarte el papel de  víctima.
  • Establecer límites de modo que no te afecte ni su comportamiento ni lo que diga ese colega que no te cae bien; como reza el refrán “ las buenas vallas hacen buenos vecinos”. Por ejemplo, si te enojas cada vez que te envía un mensaje urgente por Whatts, explícale que prefieres que te llame cuando tenga todos los datos necesarios para tomar las medidas adecuadas frente a un problema  
  • Conocer a ese compañero que con el que no haces química. A veces, nos llevamos bien sólo con aquéllos que piensan igual o  tienen nuestros mismos gustos. Sal de tu zona de confort y trata de conocerlo a un nivel más personal; verás que poco a poco empezarás a cambiar la opinión que mantienes sobre él o ella al darte cuenta que tienen cosas en común. 
  • Prestar atención a los detalles ya que éstos pueden ser la clave de la solución, como saludar con una sonrisa cada vez que pases frente a su oficina o escritorio, concentrándote en los aspectos positivos de su persona, como lo puntual que es para estar en las reuniones, escribiéndole una nota que diga “gracias por ser el primero en estar siempre”. Este tipo de atenciones son las que logran cambiar a las personas.
  • Entender que tanto el enojo como la frustración son sentimientos que tú eliges alimentar; cambia tu mentalidad y concéntrate en valorar los asepctos positivos, como mencionamos en el punto anterior, aceptando que hay situaciones que no puedes controlar, como la actitud o el mal genio del jefe o la cultura organizacional.

No todo es color de rosa en la oficina, tienes que aprender a lidiar con distintas personas que pueden caerte bien o mal: todo depende de ti, de dar tu mejor esfuerzo para generar un ambiente positivo que te ayude a ser más productivo.  Así que pon tu granito de arena, y  levántate en la mañana con una sonrisa, listo para superar todo los retos que del día. 

Recuerda que nosotros, INARI Inteligencia Laboral, somos la empresa de mayor renombre en el país en cuestiones laborales.  No dudes en contactarnos si necesitas ayuda. 

 

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
No te dejes dominar por las dudas
diciembre 10, 2019
EMPLEADO
FREELANCER
enero 05, 2021