Flexibilidad laboral y qué puedes hacer

AUTOR M.G.

EMPLEADO

Los avances tecnológicos permiten hoy en día una gran flexibilidad en cuanto al lugar de trabajo ya que muchos laboran desde casa, en espacio compartidos e inclusive cafeterías; todo es cuestión de preferencias.  Con el home office, le dices adiós al despertador en la mañana y al tiempo que “pierdes” en el traslado a la oficina, puedes vestir pijama todo el día y no hay reloj checador, aunque también es soledad ya que en una oficina siempre estás en contacto con personas.  Implica libertad para elegir cómo y cuánto; algunas personas trabajan demasiado en casa mientras que otras no logran seguir un programa, laborando casi nada un día y tienen que desvelarse al día siguiente para terminar con las responsabilidades. Aunque eres tu propio jefe, no resulta muy fácil implantar una estructura de trabajo ya que se tiene que ser lo suficientemente disciplinado para seguir una rutina.  A continuación, te damos algunos tips:

  • Establece un horario para lograr un rendimiento total; ajústalo a esas horas en las que sabes que eres más productivo.
  • La forma en que vistes tiene un efecto psicológico por lo que te sugerimos no permanecer en pijama, sino que uses ropa cómoda pero que te haga sentir bien.
  • Debes trabajar en el mismo lugar todos los días, como el comedor, un rincón de la sala o de preferencia una habitación. Sin embargo, es importante que sea funcional de acuerdo a tus necesidades.  Rodéate con cosas que te inspiren como flores y música; la clave es que sea un espacio donde te encante estar y te ayude a concentrarte.
  • No puedes olvidar que también necesitas tomar descansos. Párate y estírate o aprovecha para ir a caminar con el perro por el parque.  Una de las ventajas de trabajar en casa es la flexibilidad, así que aprovéchala.
  • Es imposible evitar las interrupciones, como los niños peleando en la habitación contigua o las llamadas por teléfono ya que la gente piensa “está en su casa y puedo hablarle a la hora que sea” cuando la realidad es que sí afectan tu trabajo si no tomas las medidas necesarias para prever este tipo de contrariedades. Mantén la puerta cerrada de la habitación que ocupas o pon un simple letrero que diga “no molestar”, de manera que tu familia sepa que no debe interrumpirte y, de ser posible, apaga el celular y guárdalo en un cajón.
  • Sin compañeros o subalternos viéndote, es muy fácil ceder a las distracciones. Cuando tengas que lavar platos o ropa, hazlo hasta que termines con la jornada laboral, como lo harías al regresar de la oficina.
  • No olvides limitar el tiempo que pasas revisando los correos y las redes sociales que nada tienen que ver con tu profesión.

La clave consiste simplemente en concentrarte en eso que es tu pasión y mantener la necesaria productividad. 

De lo laboral, despreocúpate.  Nosotros, INARI Inteligencia Laboral, somos el aseor laboral indicado. Llámanos.

 

 

 

 

 

 

 

LO MÁS NUEVO
EMPLEADO
Estilos de liderazgo empresarial
agosto 08, 2022
EMPRESA
Casos especiales en la PTU
abril 25, 2022
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
MÁS VALE PREVENIR QUE LAMENTAR
diciembre 25, 2018
EMPLEADO
HOME OFFICE
marzo 08, 2018