PROACTIVO, NO REACTIVO

por Martha Galas

¿Eres reactivo o proactivo?  O sea:

  • Insistes en pedir un bono o  en trabajar en equipo para buscar soluciones.
  • Sabes que no caes bien a los demás o te esfuerzas para tratar de hacer amigos.
  • Te sientas a esperar a que haya trabajo o buscas algo que hacer.
  • Simplemente dices “es imposible, no puedo” o confías en ti, seguro de que consigues lo que te propones, que todo se puede mejorar
  • Te conformas, diciendo “ya no podemos hacer nada”, o animas a tu equipo, aseverando “podemos lograrlo, si nos esforzamos”.

Como verás, la primera es una actitud reactiva mientras que la segunda, proactiva.  Para explicarlo con claridad, una persona proactiva actúa mientras que la reactiva siempre da excusas o culpa a otros por un error o el fracaso. La primera suele ser más tolerante, sabe trabajar en equipo, valora el cambio, no reacciona, sino que está en control de lo que sucede y anticipa problemas, preparándose para hacerles frente y volviéndose invaluable en momentos de crisis.  Por su parte, una reactiva ve problemas en todo, las dificultades la toman por sorpresa, se siente abrumada ante el miedo y es incapaz de encontrar soluciones.

Hoy en día, lo que requerimos, en el ámbito laboral, es indudablemente ser proactivos ya que, en caso de una contingencia, sabemos qué hacer sin sucumbir al pánico, no requerimos de instrucciones detalladas y tampoco se nos tiene que decir qué hacer.   La antigua creencia de que sólo sobrevive el más fuerte o inteligente se ha venido abajo; en la actualidad, lo importante, lo que vale, es nuestra capacidad para cambiar o adaptarnos con una actitud positiva rumbo al éxito.

Lo más fácil consiste en permanecer en tu zona de confort, dejando que otros tomen la iniciativa, o sea continuar en escondido en tu cueva, pero esa “estrategia” es la que te impide alcanzar lo que anhelas ya que tus esfuerzos no han sido ni adecuados ni suficientes.

Como emprender, la proactividad te ayuda a fortalecer tanto tu marca como tu reputación; destacas por la confianza que das a tus clientes mientras que, un empleado, piensa y actúa con anticipación, jamás reacciona.

Cualquier que sea el cargo que ocupas, dueño, jefe o empleado, no puedes darte el lujo de permanecer con los brazos cruzados, tienes que tomar el toro por los cuernos o sea aprovechar cada situación, por complicada que parezca, como una oportunidad de aprender, innovar y crecer.

Empieza siendo reactivo en lo que se refiere a lo laboral, podemos aclarar tus dudas y convertirnos en ese asesor laboral ideal que necesitas.  Recuerda que somos INARI, Inteligencia Laboral.

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
APRENDE A MANEJAR TU MANO DE OBRA . . . DESDE C...
noviembre 30, 2020
LEGAL
CAPACITANDO VIRTUALMENTE
noviembre 25, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
Sentido común en el trabajo
agosto 23, 2017
EMPLEADO
Cosas que nunca debes decir en durante una nego...
enero 19, 2017