PONIENDO EL ALTO A TIEMPO

por Martha Galas

La oficina es nuestro segundo hogar, y, a veces, nuestro comportamiento llega a afectar a las personas que nos rodean sin que nos demos cuenta.  Sin embargo, siempre existe la posibilidad de evitar esas situaciones intolerables cuando tenemos presente que:

  • En el reglamento, es necesario estipular que la música está permitida siempre y cuando se utilicen audífonos y no afecte la concentración. Las paredes de los cubículos son muy delgadas y, mientras una conversación es comprensible, es francamente imposible trabajar cuando tu compañero de al lado tiene la música a todo volumen o hace mucho ruido.
  • Otro punto: son los “ring tones” de los celulares. Es bastante molesto que te interrumpa un sonido discordante cuando estás concentrado en terminar un proyecto.  Lo ideal es que se mantenga el celular en modo de vibrar y, al contestar, también es necesario que se module la voz; a nadie le gusta que los compañeros de trabajo se enteren de los problemas en casa.
  • Hay empleados que calientan sus alimentos en el horno de microondas sin darse cuenta de que algunos aromas son molestos, como el de garnachas, pescado, ajo, etc. De hecho, existen casos en los cuales el cocinar o comer en el escritorio de la oficina se considera un comportamiento ofensivo cuando no se toma en cuenta la sensibilidad de los compañeros o subalternos.   Por consiguiente, la mejor recomendación consiste en que se designe un área específica para comer, tratando de evitar alimentos de olor desagradable o fuerte; o sea, hacer hincapié en consumir aquéllos que son saludables para el cuerpo.  A veces, resulta un asunto delicado, pero es necesario que se aborde para guardar la buena imagen del negocio ya que a nadie le gusta entrar a una oficina que huela a tacos.
  • En el ámbito laboral, también aplica la regla de “nada de política o religión”; se trata de temas “tabú” que pueden causar diferencias y hasta conflictos.
  • La impuntualidad es una actitud poco respetuosa. Si eres de esos jefes que llegan tarde a las juntas, esfuérzate para evitarlo; por lo pronto, para la siguiente reunión, comprométete a llegar con 5 minutos de antelación.  En el caso de que el problema sea un colega o empleado, actúa de manera proactiva y habla en privado con él.

En conclusión: si eres empleado, asegúrate de comprender lo que se considera adecuado y no en la oficina mientras que, si eres directivo, establece políticas claras que todos deban seguir sin importar el cargo y, cuando alguien rompa las reglas, es tu responsabilidad hablar con esa persona.

De lo laboral, nosotros INARI Inteligencia Laboral nos hacemos cargo.  Somos el asesor laboral indicado con un traje a la medida para ti.

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
APRENDE A MANEJAR TU MANO DE OBRA . . . DESDE C...
noviembre 30, 2020
LEGAL
CAPACITANDO VIRTUALMENTE
noviembre 25, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
Si tienes que escribir un resumen ejecutivo
julio 05, 2019
EMPLEADO
12 lecciones que debes aprender para hacerte ca...
junio 06, 2016