LA IDEA SUENA FABULOSA, PERO . . .

Las jornadas laborales mas cortas se han convetido en un tema de interés a nivel mundial.  En Nueva Zelanda, la firma Perpetual Guardian puso un marcha un programa para reducir las horas de trabajo semanales  de 37.5  a 30  con notable éxito mientras que  la empresa Microsoft decidió otorgar el viernes como otro día de descanso  a sus empleados en Japón durante el mes de agosto del año pasado, y el resultado fue un incremento de 40% en productividad.

Desde hace tiempo, se sabe que la ansiedad, la depresión y el estrés plantean un serio problema de salud en cuanto a la pérdida de horas de trabajo, por lo que el concepto de  la semana laboral con menos horas,  de cuatro días por ejemplo,  permite, sin lugar a dudas, que los empleados disfruten de un mejor equilibrio entre su vida privada y de trabajo, reduciendo, en consecuencia, los niveles de estrés; además que es un incentivo para generar un mayor sentido de satisfacción y felicidad, acrecentando la productividad en beneficio de la empresa.  

Ante la introducción de la inteligencia artificial y la consecuente pérdida de empleos, muchos se preguntan si habrá suficientes trabajos como para mantener inclusive una semana de cinco días en un futuro no muy lejano.  Además, los mismos empleados se inclinan por acuerdos laborales mucho más flexibles lo que obliga a la industria a mantener un enfoque más tolerante para atraer el talento. Mientras la automatización provocará la pérdida de un número incalculable de trabajos, el futuro no necesariamente debe ser ni de desempleo masivo ni de intranquilidad social.  Hoy en día, estamos ante un momento crucial para las empresas, una grandiosa oportunidad para reestructurar el modo de laborar ya que los robots pueden concentrarse en los trabajos pesados de ensamblaje rutinario, por ejemplo, mientras que los humanos, de aspectos que requieren de una mente estratégica y emotiva.

Otros factores a considerar son:

  • No es una alternativa justa para empleados que no son de tiempo completo ya que no obtendrían beneficio alguno; deberán continuar trabajando sin los aspectos positivos de menos días laborales.
  • El objetivo de menos horas o cuatro días es reducir el estrés, aunque podría tener el efecto opuesto en el caso de que los trabajadores sientan que tienen que terminar algo en un menor tiempo, afectando negativamente la productividad.
  • La semana tradicional ofrece a la gente muchas oportunidades para socializar y fortalecer la cultura laboral. Menos horas implica sacrificar estos aspectos para terminar un proyecto.
  • No es la solución para los problemas vinculados con un ambiente tóxico, rendimiento y productividad.

En suma, se trata de una alternativa que no puede tomarse a la ligera, sino valorarse junto con la realidad existente, incluyendo aspectos positivos y negativos.

Recuerda que, para lo laboral, cuentas con nosotros, INARI Inteligencia Laboral; somos el asesor laboral clave con un traje a la medida que se adapta a tus necesidades.

FUENTE:  EXCELSIOR

AUTOR M.G.

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
APRENDE A MANEJAR TU MANO DE OBRA . . . DESDE C...
noviembre 30, 2020
LEGAL
CAPACITANDO VIRTUALMENTE
noviembre 25, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
Flexibilidad laboral y qué puedes hacer
abril 15, 2020
EMPLEADO
Tres derechos que tal vez no conoces
junio 20, 2017