ECHANDO A PERDER SE APRENDE

por Martha Galas

Todos cometemos errores, pero nos cuesta trabajo aceptarlo. Ante algo mal hecho, nuestro primer instinto consiste en tratar de protegernos de las posibles consecuencias negativas; nos resulta muy difícil admitir que cometimos un error. Antes de tratar de ocultar que nos equivocamos o acusar a alguien, te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: 

  • Lo primero que tienes que hacer, antes de pedir una disculpa, es reconocer es si se trata de tu total responsabilidad o de una parte de la misma. Después, podrás concentrarte en buscar una solución para el problema o remediar la situación que se provocó.
  • A veces, un error, como no cumplir con una fecha de entrega, por ejemplo, puede tener un efecto dominó con clientes o un compañero en particular, quien se ve obligado a trabajar horas extras. Es necesario que comprendas y medites sobre el impacto que se produce y hables directamente con los afectados para pedir una disculpa. En otras palabras, no sólo analices las consecuencias de tus equivocaciones, sino también actúa para remediar la situación con todas las partes involucradas.
  • No te conviertas en el blanco de malos entendidos o chismes; habla con franqueza de lo ocurrido y pide la retroalimentación a tus compañeros ya que sus consejos podrían ser muy útiles. Si embargo, recuerda que una disculpa siempre debe ir acompañada de una actitud de total sinceridad.
  • Si necesitas ayuda, pídela. No trates de cumplir con un proyecto que no es tu especialidad puesto que los errores no se harán esperar.  Es imposible ser experto en todo así que, la próxima vez que alguien te pida hacer algo que desconoces, en lugar de sonreír, explica lo que ocurre y pide el apoyo requerido.
  • La gente no quiere promesas sino acción. En consecuencia, si no se trata de un error esporádico que seguramente no volverá a ocurrir, lo idea es que conozcas con precisión qué es lo que sucedió, en qué punto se cometieron las equivocaciones y desarrolles un plan de prevención, comunicando a las partes afectadas lo que se está haciendo para que no se repita una situación negativa y desagradable.
  • Un error lo comete cualquiera, así que mantén esa actitud positiva por la que destacas y tómalo como una oportunidad de aprendizaje. Analiza lo que ha ocurrido y adopta las medidas necesarias para que no se repita.  En otras palabras, domina tu ego y analiza qué es lo que tienes que aprender de la experiencia. No olvides el refrán “echando a perder se aprende”.  

Mientras tanto, nosotros, INARI, Inteligencia Laboral, nos hacemos cargos de todo lo laboral. Somos el socio laboral indicado, con un traje a la medida que se adapta a todas tus necesidades. No dudes en contactarnos.

 

 

 

 

 

 

 

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
APRENDE A MANEJAR TU MANO DE OBRA . . . DESDE C...
noviembre 30, 2020
LEGAL
CAPACITANDO VIRTUALMENTE
noviembre 25, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
5 secretos para que nunca te falte trabajo
junio 15, 2015
EMPLEADO
Esta habilidad podría catapultar tu carrera en...
septiembre 12, 2016