DISCUTE POSTIVAMENTE

por Martha Galas

En el trabajo, los conflictos surgen con suma frecuencia, y las discusiones pueden resultar positivas cuando no van acompañadas de insultos, sino de un intercambio de opiniones respetuoso; de hecho, el combinar distintas perspectivas ayuda a plantear ideas novedosas. 

Sin embargo, cuando la gente se apasiona por defender un proyecto ante una serie de objeciones, el desacuerdo resulta molesto y desagradable, aunque no tiene que ser catastrófico; todo depende de la forma en que se maneje. Una discusión saludable siempre es positiva, por lo cual es indispensable que aprendas y enseñes a tu equipo a hacerlo de una manera amable y civilizada. 

A continuación, te damos algunos tips:

  • En cuanto percibas que sucede algo, que el tono de las voces está subiendo, atiende el problema de inmediato.
  • Si es necesario, programa una reunión, pero no olvides informar a todos de lo que se estará hablando; el objetivo es que tengan la oportunidad de pensar lo que van a decir, evitar problemas y no perder el tiempo en tonterías. Además, ten a la mano datos reales para evitar malos entendidos, como redactar una lista de los asuntos pertinentes; si vas a tratar el presupuesto, básate en un informe financiero.
  • Muéstrate empático o ponte en los zapatos de la otra parte, analizando su postura para tener una mayor claridad de lo que sucede.
  • En el caso de que la situación requiera de tiempo, ofrece una semana como máximo ya que, de no resolverse en este lapso, la gente suele volverse más terca.
  • Ya sea que se trate de una discusión entre pocas personas o una reunión más grande, evita hablar demasiado; mientras más concreto y preciso, mejor, sin perder el objetivo real.
  • Tu actitud es lo más importante para lograr los avances necesarios como equipo. Así que no levantes la voz; contrólate si empiezas a enojarte y sugiere un descanso para tomar café o ir al baño.
  • Mantén un lenguaje corporal positivo, con los brazos relajados y mirando a los ojos; esta actitud disminuye el estrés y permite una mayor claridad de pensamiento
  • Ni busques culpables ni ataques para evitar que la otra parte se ponga a la defensiva ya que lo que se busca es una solución y poner fin a las diferencias.
  • Si estas equivocado, acéptalo, anteponiendo los intereses de la empresa por encima del ego; esto demuestra humildad y sirve de estímulo para tu equipo.
  • Al terminar una reunión, pide un feedback y no olvides disculparte, admitiendo tu responsabilidad si alguien se sintió ofendido o la discusión fue muy acalorada.

No es ni posible ni conveniente evitar una discusión ya que el conflicto constructivo ayuda a mejorar las relaciones laborales, así como la confianza. Recuerda que el objetivo final no consiste en ganar el debate sino en encontrar una solución que agrade a todos. En lo que respecta a lo laboral, nosotros, INARI Inteligencia Laboral, somos la mejor alternativa como asesor laboral. No dudes en contactarnos.

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
APRENDE A MANEJAR TU MANO DE OBRA . . . DESDE C...
noviembre 30, 2020
LEGAL
CAPACITANDO VIRTUALMENTE
noviembre 25, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
El costo real de los trabajos altamente estresa...
diciembre 31, 2015
EMPLEADO
Cómo desarrollar tu sentido común
septiembre 11, 2017