Cuida tus palabras

AUTOR M.G.

EMPLEADO - JEFE

No es lo mismo hablar con un amigo que con el jefe, un colega o un empleado; en el trabajo, es de suma importancia lo que decimos y cómo lo hacemos.  A veces, sin darnos cuenta, empleamos palabras que pueden tener un efecto negativo, afectando las relaciones personales e inclusive la carrera y el negocio.  A continuación, te mencionamos algunas frases que jamás debes utilizar: 

  • “No estoy molesto, pero . . .”  No empieces una oración con estas palabras; es mejor decir todo en forma clara y amable de manera que tu colega o empleado entienda el modo en que debe hacer las cosas la próxima vez.
  • “Si funciona para ti . . .” La frase parece menospreciar lo que se está sugiriendo, implicando que es negativo, pero sin expresar la razón o causa.
  • “Haz lo que quieras”. Las palabras suenan a libertad, pero pueden parecer una trampa para el oyente, quien las percibe como “espero que hagas precisamente eso que no estoy diciendo”.
  • “Si crees que eso está bien . . .” Las palabras parecen sugerir que sabes de otro camino a seguir, pero no quieres revelarlo.  Cuando alguien te presente una idea, pero tú estés considerando una mejor alternativa, explícala para evitar que esa persona frente a ti desperdicie tiempo y no se sienta frustrada.
  • “Como ya había dicho . . .”  Cuando quieras enfatizar algo del pasado, asegúrate de confirmar que tu mensaje se recibió sin causar presión.
  • “Como quieras. . .” Estas palabras son pasivas y agresivas que conllevan cierta hostilidad oculta; no brindan apoyo por lo que se sugiere, manifestando algo de molestia o enojo por el poder que la contraparte ejerce sobre la situación.
  • “Fue una broma”. Cuando tus palabras hacen sentir mal a alguien, no puedes restar importancia a la situación y tomarlo como algo divertido.
  • “Ojalá haya valido la pena”. Parece indicar lo opuesto, expresando cierta tensión sobre algo no bien hecho.
  • “¿Nunca lo habías escuchado?” Aunque te sorprenda que la persona no está familiarizada con algo en particular, la frase evidencia su falta de conocimiento.  Es posible que lo digas de corazón, sin malicia, pero implica que es ignorante.
  • “¿Hablas en serio?” Esta frase es más agresiva que pasiva, llegando inclusive a ofender al oyente.
  • “No puedo”. Aunque tu intención sea explicar que no puedes hacer todo lo que se te pide, estas palabras pueden interpretarse como que careces de las capacidades necesarias en el puesto que ocupas.  Es mejor decir “no se si podré hacerlo”, ya que es una forma más sutil y directa que no pone en duda tu preparación profesional.

Así que ya lo sabes, cuida cómo te expresas para evitar conflictos y malos entendidos en la oficina.

Nosotros, INARI Inteligencia Laboral, siempre optamos por hablar claramente y sin rodeos con nuestros clientes para convertirnos en el aliado estratégico que requieren para todo lo laboral.

LO MÁS NUEVO
LEGAL
TELETRABAJO (HOME OFFICE) APROBADA POR LA COMIS...
julio 27, 2020
LEGAL
OPINIÓN A LA INICIATIVA DE REFORMA A LA LEY DE...
julio 23, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPRESA
¿Cómo sé si necesito subcontratar?
marzo 25, 2015
EMPRESA
Eres emprendedor ¡Sigue Intentando!
agosto 22, 2016