Home Office a la fuerza

Por Martha Galas

 

En el pasado, estuvimos hablando de la importancia del home office, pero jamás nos imaginamos que llegaría a ser algo “obligatorio” no sólo en México sino en casi el mundo entero.  En consecuencia, el paradigma de la oficina tradicional se ha venido abajo, llevando a muchos a poner en práctica algo que nunca estuvo en su realidad inmediata; o sea, siendo obligados a laborar desde casa, ayudando en los quehaceres y tratando de mantener a los niños entretenidos, sin gritar y sin correr debido a que no están asistiendo a la escuela.

Lo más curioso, en todo esto, radica en la actitud durante las videoconferencias: hay personas que se muestran relajadas, conectándose sentadas en un sillón y saludando a quien pasa por detrás o riendo ante los ladridos de un perro, mientras que otras se alteran inclusive con el revolotear de una mosca.  La realidad en México, es que muchos viven en departamentos o casas pequeñas, con esposa y dos o tres hijos, y, muchas veces, junto con otros parientes, como abuelos o tíos.  ¿Te imaginas la angustia cuando tienen una conferencia virtual con el jefe o colegas?

Debemos entender que todos estamos viviendo bajo circunstancias inimaginables, algo nuevo, donde a cada quien nos toca aprender algo distinto, pero también donde se pone a prueba un sinfín de aptitudes, entre las que destacan el respeto y la tolerancia.

En tu calidad de líder, es momento para aglutinar a ese equipo para que siga dando lo mejor a pesar de las circunstancias.  Pide a cada uno que lleve una bitácora de las actividades que realiza durante el día, con el fin de no perder el ímpetu, o sea que el motor siga funcionando sea donde sea. 

Tu gente está preocupada, no sabe qué sucederá mañana, y la incertidumbre provoca miedo y pánico.  Para la siguiente videoconferencia, pide que se presenten disfrazados; otra idea es que la inicies diciendo, “a ver, quién de ustedes está descalzo; miren yo traigo esta camisa de vestir, pero con pantalones cortos”.  Seguro las risas no se harán esperar, rompiendo como se dice “el hielo”; tu actitud servirá de modelo para tener otra perspectiva, para sacar el humor y ver la parte positiva de las cosas ya que todo es un aprendizaje.  De esta etapa, tienes que estar convencido, y transmitir a tu gente, el que todos saldrán fortalecidos.  

No olvides que, como jefe, a ti te toca predicar con el ejemplo.  Muéstrate tranquilo y alegre, alentándolos a dejar de ver noticias tóxicas, que sólo alimentan el miedo. Al inicio de cada reunión virtual, pide a alguien que diga algo o muestre imágenes que provoquen paz o causen risa ya que ésta es precisamente la mejor medicina, de modo que se convierta en una costumbre.

De todo lo laboral, nosotros, INARI Inteligencia Laboral, nos hacemos cargo. ¿Tienes dudas? Llámanos; estamos listos para asesorarte en lo que necesites.

 

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
LLEGAR A ESE CLIENTE PERFECTO
septiembre 17, 2020
EMPRESA
EMPRENDEDORAS PONEN EL EJEMPLO
septiembre 17, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
Bloguea con Pasión
agosto 29, 2019
EMPLEADO
SUGERENCIAS PARA TU PERFIL
junio 20, 2018