¿QUÉ SIGUE?

Como todos sabemos y padecimos, el sismo del 19 de septiembre provocó grandes devastaciones en muchos lugares del país aunque también hizo darnos cuenta que los mexicanos, y en particular nuestra juventud, somos muy especiales. La gente no huyó ante los derrumbes sino que corrió a ayudar sin esperar nada a cambio y arriesgando su vida. Hoy, vivimos momentos difíciles pero necesitamos modificar el enfoque para considerarlos como una gran oportunidad para alcanzar nuestro verdadero potencial como un país unido y solidario donde todo es posible gracias a la voluntad de su gente. El mundo entero aplaude a esos líderes que han surgido por doquier organizando hasta el mínimo detalle desde su nicho de experiencia, lo cual aplica en particular al excelente uso que se ha logrado de las redes sociales. Todos, jóvenes, adultos, ancianos, mujeres y niños, han mostrado esas aptitudes sociales tan necesarias en este mundo, superando las expectativas de cualquier entrenamiento especializado; han sido creativos, efectivos, empáticos, comprometidos y tolerantes. Con orgullo, podemos decir que nosotros, la sociedad mexicana en su totalidad, hemos demostrado con hechos el valor de esas habilidades cuando se dirigen a un beneficio común con la unión de fuerzas o el trabajo en equipo. Además, ese liderazgo que surgió por méritos propios, y de un valor incalculable, contó con las mejores estrategias: el sentido común, la voluntad y el amor por el prójimo.  

Sabemos que los efectos no desaparecerán como por arte de magia y la reconstrucción llevará tiempo, ante lo cual surge la pregunta: ¿qué viene ahora? La respuesta es muy sencilla: continuar con el apoyo a esos jóvenes, adultos, mujeres y niños que han asumido su papel de líderes en su entorno. Requieren de nuestra colaboración ya que el ímpetu no debe decaer; cuentan con nuestra ayuda y retroalimentación para seguir adelante. ¿Qué puedes hacer?

  • Organízate con tu familia, la escuela o la empresa, eligiendo una acción que a todos atraiga.
  • Toma en cuenta distintas opciones como apoyar una ONG, una familia o comunidad.
  • No necesitas dar dinero puesto que  la ayuda puede ser en especie o como trabajo voluntario; las manos nunca están de más.
  • Puede ser tan sencillo como ir a conversar con niños en un albergue y contarles cuentos ya que el objetivo central es dar amor y crear vínculos afectuosos.

Recuerda que la sociedad civil tiene que permanecer unidad para salir adelante y ayudar a los que menos tienen en el largo plazo aunque no necesitamos decirte que tienes una responsabilidad, como mexicano, a ser solidario ya que somos así, nuestra naturaleza nos lleva a dar la mano cuando se necesita. Ánimo, hoy podemos decir con orgullo, que los mexicanos nos hemos convertido en mejores seres humanos.

Si no sabes qué hacer, todos en INARI Inteligencia Laboral te invitamos a que nos acompañes a la ayuda que estamos brindando a familias en Ecatzingo. No dudes en contactarnos si quieres más información al respecto.

-M.G.

LO MÁS NUEVO
LEGAL
TELETRABAJO (HOME OFFICE) APROBADA POR LA COMIS...
julio 27, 2020
LEGAL
OPINIÓN A LA INICIATIVA DE REFORMA A LA LEY DE...
julio 23, 2020
NOTAS RELACIONADAS
NOTICIAS
PROYECTO DE LEY SOBRE JUSTICIA LABORAL, CONCESI...
noviembre 14, 2017
NOTICIAS
Desalojan a jubilados de Mexicana; logran reins...
enero 21, 2016