SEIS PASOS A SEGUIR DESPUÉS DE HABER SIDO DESPEDIDO DE TU TRABAJO

Hay pocas sensaciones peores que perder el empleo. Son emociones de ansiedad y pánico, a menudo mezcladas con temor y vergüenza. Sin embargo, siempre y cuando tengas un ingreso fijo, la mayoría de los problemas se sienten manejables. Pero, si te quedaste sin él, siempre hay algo que puedes hacer. La creación de un proyecto y tomar medidas reales es la mejor manera de combatir esa sensación negativa y ponerte en una posición para “sortear el temporal”.

Si alguna vez te enfrentas a quedarte sin empleo inesperadamente, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Decide entre la resignación y la dimisión

Si te encuentras en la posibilidad de elegir entre renunciar voluntariamente o ser despedido, piensa cuidadosamente antes de elegir. En ciertos casos, si una situación de trabajo es insostenible y la renuncia está sobre tu escritorio, puedes considerar retirarte a fin de evitar el posible estigma al haber sido despedido. Retirarte de manera voluntaria puede hacer que las futuras entrevistas de trabajo sean menos complicadas, pero al hacerlo también te perderás el derecho a las prestaciones por estar desocupado. Tomate un poco de tiempo antes de decidir.

  1. El seguro de desempleo

Suponiendo que no has renunciado o has sido despedido por otra causa (lo que significa que fuiste despedido por participar en una conducta ilegal o no ética), es muy probable que seas elegible para obtener los beneficios al estar desocupado. La cantidad de tus ganancias variará en función de tus ingresos antes y durante el proceso de aplicación del seguro.

  1. Ponte en contacto con tus acreedores

Incluso con las prestaciones por desempleo, tu dinero va a estar muy limitado hasta que encuentres un nuevo trabajo. Y cuando tienes una crisis financiera, una de las primeras en sufrir los gastos serán tus pagos de deudas. Es el momento en el que tendrás que sopesar el precio de mantener tus cuentas al día con el costo más importante del mantenimiento de tu hogar.

  1. Toma una decisión sobre tu seguro de salud

El mantenimiento de la cobertura de tu seguro puede ser costoso, pero se trata de una emergencia médica, mientras que sin él puede ser agobiante. Es necesario decidir lo que vas a hacer con este compromiso mientras estás desempleado.

  1. Haz una evaluación honesta de tus finanzas

¿Cuánto tienes ahorrado? ¿Cuáles son tus gastos? ¿Dónde puedes hacer recortes? No vas a ser capaz de improvisar en este punto, por lo que es importante crear una lista detallada de tus fondos disponibles y las responsabilidades financieras en curso. También es posible que desees ordenar tus gastos en diferentes categorías en función de la prioridad.

  1. Crea una evaluación al estar sin empleo

Una vez que tengas los números en bruto es el momento para crear un plan de gastos para considerar al estar sin trabajo. Ten en cuenta que tus finanzas pueden ser especialmente irregulares durante este tiempo, por lo que podrías considerar el uso a corto plazo, semana a semana de los presupuestos, especialmente si tus cheques de desempleo llegan semanalmente.

Por último, durante el curso de estar sin trabajo, habrá cosas que puedes controlar y otras que no. Es natural preocuparse por situaciones que están fuera de nuestro control, pero trata de enfocar tu tiempo y energía en aquellas que realmente puedes hacer para mejorar tu situación de forma activa. Deja de lado todo lo demás. Mantén una actitud positiva y sigue con tu propósito.

En INARI Inteligencia Laboral estamos listos para asesorarte en este y otros temas laborales. No dudes en consultarnos.

- Myrrha Yglesias

LO MÁS NUEVO
EMPRESA
QUÉ HACEMOS CON LAS TENDENCIAS
octubre 05, 2020
EMPRESA
APRENDIENDO DE LOS MILLENNIALS
octubre 05, 2020
NOTAS RELACIONADAS
EMPLEADO
12 lecciones que debes aprender para hacerte ca...
junio 06, 2016
EMPLEADO
¿Cómo debería ser tu empresa para sentirte s...
mayo 24, 2016